Twitter icon
Facebook icon
Google+ icon

Avantales

Subscribe to canal de noticias Avantales
AVANTALES. Ayoó de Vidriales. Ideas, recuerdos, personas.
Actualizado: hace 2 horas 15 mins

Viejos carros

Dom, 07/27/2014 - 00:00
Por los campos de Ayoó, en los alrededores del pueblo, aún quedan restos de carros que en su día hicieron su servicio y que ahora van cayéndose a pedazos. Estos son algunos de los que he ido recogiendo fotográficamente a lo largo de los años:

Este es el carro de la cabecera de Avantales. No sé de quién era, lo encontré en El Tiar y entonces, en el año 2003, aún tenía bastante buen aspecto y conservaba hasta el color azulado de su esqueleto y ruedas y los dibujos de las costanas.




Unas costanas parecidas me encontré en un callejón que hay al final de la calle El Canto. Hasta pensé que eran de ese carro, pero no, azules y con dibujos estarcidos similares, pero eran de otro vehículo.



Estos otros carros ya estaban en peor estado... Estaban en El Tiar, muy cerca de la zona de las castañales.






Y estos, abandonados en Peñacabras....









Categorías: Blogs de Ayoó

Otros acarreos, carros y carreteros

Jue, 07/24/2014 - 00:00
Carro de leña. Web El país de los maragatos.


Acarrear se asocia con la recogida de las mieses, del pan, del centeno, la cebada.... pero también se acarreaban otros elementos, la leña, por ejemplo, que era costosa porque ¿dónde hay leña? Dónde los carros no entran... había que dejarlos a distancia y luego cargarlos.


Carro de Ramiro y Rosi preparado para ir a por abono.


También se cargan de abono, que se hacía en el invierno y tenía sus propios problemas: “Cuando ibas a por abono, muchas veces pasaba de meter el carro en un charco y se quedaba atollado y había que vaciarlo, sacarlo y volverlo a llenar”.

Y es que atollar el carro no era extraño. Aquí recuerda mi padre, una de estas situaciones: “En La Chana corría una zona muy baja y se quedó el carro metido. Ibamos con sacos de harina. Se rompió una camella (zona del yugo curvada donde se acopla la cabeza del animal) del jugo. Llevábamos una vaca que le decíamos la bonita que era muy valiente y no se acobardaba, algunas se acobardaban y no tiraban, pero esa nunca, siempre intentaba tirar y sacar el carro y aquella vez también lo hizo, tiró y tiró hasta que el carro pudo salir”.





En Ayoó había varios carreteros: el Ti Eulogio, el padre de Aurea, el Ti David, conocido así, como El carretero; Tio Luchi, el marido de tía Agustina (se llamaba Gabriel, pero en casa le llamaban así, Luchi, que a él no le gustaba demasiado... y así sigue llamando mi padre ahora, en broma, a su nieto, a Paulino). En los alrededores, el Ti Silverio de Congosta también hacía y en san Pedro de la Viña, Vicente El Carretero. En cada pueblo había al menos uno”.

El carro cabecera de Avantales Lo encontré una Semana Santa
de hace unos cuantos años en El Tiar.“La bracera se hacía de negrillo, tiene mucha hebra y no parte tan fácil; las ruedas de encina, que es más dura, encina seca; la costana de pino, chopo y negrillo; los espigas del barbijos, agujeros grandes para sujetar las costanas. La encina se metía en el abono de los cochos donde estaban los encañados, donde había agua, en invierno, para tener buena madera. La madera se corta en invierno y en menguante mejor”.
Categorías: Blogs de Ayoó

Acarrear

Lun, 07/21/2014 - 10:47
Hace justo un año (¡madre mía, cómo se pasa el tiempo!) estábamos repasando las labores que se hacían en julio en el campo. Ahí dejé medio colgada la de acarrear. Tras repasar con el comité de sabios (mis padres) el tema, esto es lo que me cuentan de esta dura tarea:
Las pernillas del carro eran similares a las de la imagen, más
pequeñas porque estas son de un remolque de tractor.

Los carros eran la pieza fundamental de la labor del acarreo de todo lo segado desde las tierras a las eras. Se preparaban para la faena poniéndoles pernillas, una ampliación de las costanas que servían para aumentar su capacidad. También se colgaban los dogales, las cuerdas, con las que amarrar los manojos.
En esta foto que se pudo ver en la exposición de Perafondo del verano 2013, se ve a uno de los hijos de Fermín Martínez en un carro preparado para el acarreo (la foto está recortada para ver mejor el carro).
La colocación de los manojos en el carro era todo un arte: Se ponían los manojos unos para delante y otros para atrás y la espiga en medio. Entraban unos 100 o 120 manojos. Se amarraban con los dogales, uno de delante a atrás y el otro al medio.
“Había que saber cargar. Se decía, cuidado, que llevas el carro abortizo,que está a punto de derramarse”.
Acarreando centeno. Fotografía del Museo Virtual 20 minutos.
Pero ir con el carro cargado hasta los topes por aquellos caminos de polvo y piedra no era fácil, como recuerda mi padre: “Ibas con el carro y para que no diera vuelta, que no era fácil, pero alguna vez pasaba, el sobeo* tenía vicio (=sitio, espacio, que no estaba colocado apretado) y no le pasaba nada a las vacas”. Es decir, no se quedaban enganchadas por el yugo volando hacia arriba, aunque alguna vez pasó: “Recuerdo que a uno se le aflojó el cornal (la cuerda o cinta de cuera con la que se unen los cuernos al yugo) y al bajar con la cuesta abajo se ponía el carro trasero (que tenía mucho peso atrás y se volcaba), se dio la vuelta y quedaron las vacas colgando”.
La cuesta de La Pedrera actualmente. Hacía arriba...
...y hacia abajo.“Era peligrosa La Cuesta de La Pedrera, uno se tenía que colgar de atrás para que no quedara el carro delantero, demasiado inclinado hacia las vacas, que no se podía dominar. Carro trasero era cuando se subía, que subir mal pero bajar, peor. Carro delantero se decía también cuando iban muy bajas las vacas”.
Otra imagen de la exposición de la Asociación Perafondo de este verano pasado. Los padres de Lupe, Santiago y Genovena (ambos, por cierto, fallecidos en el último año) preparan la meda en las eras.
En las eras se colocaba todo lo acarreado haciendo medas, todo en un cuadro. “Las espigas para dentro, una vez que era la meda alta se ponía como un tejado inclinado con la espiga tapada para que no se mojase si llovía”.
Para acarrear se hacía entre los de la familia.
En casa recuerdan aquel trabajo como uno de los más duros. “Nos levantábamos a las 3 y las 4 de la mañana para llegar a la tierra cuando amanecía. Había que ir hasta la Chana, Ayoó Pequeñino, a Los Becerriles... Trabajar mucho para producir poco. Ahora, las cosechadoras en un cuarto de hora te lo hacen todo”.
*Sobeo: tira ancha de cuero que servía para unir al animal al yugo. Aquí está explicado.

Categorías: Blogs de Ayoó

El juego de los cartones

Vie, 07/18/2014 - 10:53
Uno de los juegos preferidos de los niños (con o, los varones) de la época de mis padres era el de los cartones. Cartones que no eran otra cosa que las cajas de cerillas, la envoltura de papel. Se recogían aquellas que se usaban en las casas pero también se compraban, una perra gorda o dos, por un ciento de cartones. Mi padre recuerda que él apañaba “los de tía Agustina y tía Quica, que no tenían hijos pequeños y me los guardaban”.


“Llevábamos los cartones vacíos en el bolsillo, aplastados... también los guardábamos en el pupitre de clase o en escondites que teníamos por la calle. Decíamos, vamos a jugar a los cartones y ya nos poníamos todos los rapaces”.
Se jugaba con las tajuelas, que eran de piedra planas o bien de hierro, sacadas de los arados, de las que se rompían de la cuchilla.
Se jugaba “a matar la tajuela”, que según me explica mi padre era hacer un cuadro en el suelo y marcar una raya. “Decíamos, ¿a cuánto se pone, a dos? Nos poníamos a cuatro o cinco pasos, se tiraba y el primero que con una tajuela le daba a los cartones que estaban dentro y salían eran para ti. Se tiraban los turnos según quedaba la tajuela cerca de la raya”.También se jugaba “a la monta”, si quedaba encima la tajuela, te llevabas el cartón de otro.
“Recuerdo un enfado muy gordo de Fermín, con este juego de los cartones. Era un crío de 10 años y había perdido todo su capital de cartones en el juego. Fue donde el Ti Germán, que era su tío e iba como disimulando, hola tío, qué tal, venia a veros... hombre, chaval, qué quieres... quieres comer, quieres un mordín de chorizo? Y Fermín, bah, pan y chorizo, bah... ¿Quieres una perra gorda?... Bah, una perra gorda se tira y se pierde... bah... y al final ya el ti Germán le dijo a la mujer “anda, dale un real al rapá” y ya contento, con lo que había conseguido decía, Ah, bueno, ya un real, eso ya es algo... el Ti Germán era muy chistoso contándolo y a Fermín le sentaba muy mal y no quería que se lo recordasen.
Categorías: Blogs de Ayoó

Museo en casa

Lun, 07/07/2014 - 09:58
En la calle Palomares hay unas huertas que llevan el nombre "Huerta de la ermita" porque se cree que ahí había una ermita perteneciente a los barrios de abajo. Salió el tema en el grupo de Ayoó en Facebook cuando puse esta fotografía, esta curiosa forma de sujetar la barda del muro.



Y al hilo de la fotografía, mi primo Antonio Tábara Martínez, hijo de Leonardo  y Maria Antonia, me mandó una foto de una pequeña piedra. Es una piedra labrada, con una inscripción, que se encontró en este lugar, prueba de que aquí existía la construcción de la que todos los mayores hablan. La inscripción está muy gastada, pero ahí se ven las letras. 


La pieza la guarda Antonio ahora como oro en paño, salvada de su destino de piedra de afilar que le quería dar Tío Nardo...

También guarda mi primo otros objetos, de los que me pasó sus imágenes...


Si no me equivoco, este es un "cerero", creo que ese es su nombre, un soporte para colocar los cirios en la Iglesia.


La rueca, para hilar el hilo bien de lana, bien de lino.


Y esto, que Antonio me lo puso como adivinanza, a ver si atino... creo que es un resto de una vasija de vino de las que se impermeabilizaban con pez... ¿he acertado?

Estas son algunas de las cositas que tiene Antonio, un pequeño museo casero con los restos del pasado de nuestros padres.
Categorías: Blogs de Ayoó

San Pedro (2)

Lun, 06/30/2014 - 00:00
Apenas saliendo un poquito del centro de San Pedro, nos encontramos con la Fuente Vieja, así llaman allí a su fuente romana. La he ido a ver en varias ocasiones, hace tiempo que no me acerco y, desgraciadamente, la última vez que estuve allí el lugar estaba pelín descuidado, con latas dentro de la fuente y papeles y bolsas en los alrededores. Espero que haya cambiado y esté ahora más limpio porque es un lugar precioso y que merece la pena ser cuidado. Por aquí hay señalización de senderismo, con una ruta de gran recorrido (de las de más de 50 kilómetros) marcada con la dos rayas de pintura, una roja y otra blanca.








Cerquita de la fuente nos encontramos con un bonito pilo con losetas de piedras, de los que obligaban a las lavanderas a trabajar de rodillas.




Y una última curiosidad de San Pedro, una curiosa casa cercana a la Iglesia que tiene toda su fachada llena de azulejos puestos así, un poco al tuntún y que en mis fotos bautizé como la casa patchwork, como los trabajos de costura en los que se combinan trocitos de tela.



Categorías: Blogs de Ayoó

San Pedro (1)

Dom, 06/29/2014 - 01:59
Hoy, 29 de junio, es San Pedro, día grande en la localidad vecina que lleva este nombre, en San Pedro de la Viña. El otro día encontré diversas imágenes que he sacado en diferentes momentos de los algunos de los lugares más representativos del lugar, la Iglesia y la fuente romana (otro de estos sitios representativos, El Conventico, ya tuvo su propio post hace un tiempo, aquí).

Hoy pongo aquí las imágenes de la Iglesia que, situada en un pequeño promontorio dentro del pueblo, es una de las más bonitas de la zona. Eso sí, solo la he visto por fuera, nunca he estado dentro. ¡A ver si pronto remedio esto!











Categorías: Blogs de Ayoó

La Iglesia por dentro: El Sagrado Corazón de Jesús

Vie, 06/27/2014 - 00:00
Este viernes 27 se celebra en la tradición cristiana la fiesta del Sagrado Corazón. Saber que era justo este día no ha sido fácil, porque cuando buscaba me ponía que se celebraba “el viernes posterior al segundo domingo de pentecostés”... es decir, como si me lo hubieran dicho en chino. Menos mal que ahora estas cosas, buscando en internet, de una u otra manera se acaban aclarando. Así pues, ya tenemos el día que nos sirve para hablar de otra de las imágenes de la iglesia del pueblo, el Sagrado Corazón de Jesús.


La devoción al Sagrado Corazón se refiere, en el catolicismo, al corazón físico de Jesús, como metáfora de la vida emocional y moral de Jesús, especialmente a su amor a la humanidad. La representación clásica es la de Jesús señalándose el corazón, que aparece extracorpóreo con una corona de espinas y heridas. Se supone que simboliza el dolor de Jesucristo cuando la humanidad rechaza su mensaje de salvación a través de la palabra de Dios. La corona de espinas también hace referencia a su propia muerte a manos de los romanos, de hecho, la figura aparece con las manos heridas por los clavos de la cruz, por lo que es un Cristo resucitado.

La figura del Sagrado Corazón de la Iglesia de Ayoó la encontramos en el lado del Evangelio, a la derecha del templo para los feligreses, junto a la tercera estación del Via Crucis y la verdad es que desde que está el nuevo párroco tiene bastante trajín, ya que es la que ha tomado el puesto en El Encuentro de Semana Santa, junto a la Virgen, sustituyendo a la figura de Jesús Niño que antes se portaba en las andas.



Categorías: Blogs de Ayoó

Otra de refranes

Mar, 06/24/2014 - 09:44
Unos cuantos dichos y refranes de los habituales de mis padres (aunque alguno lo descubrí hace poquito...):

  • Es vieja de cuando el perro comió el machao. Expresión de mi padre que me tuvo que traducir, ja ja...

  • Vender los duros a 6 pesetas y comprarlos a 4. O querer hacer negocio a costa de otro.

  • No tiene ni para mandar cantar a un ciego. El que no tiene mucho parné y para entender lo de mandar cantar a un ciego, ir a la historia de Vasallo y María

  • Está más chulo que un ratón encima de un queso. Presumiendo y feliz.

  • Ropa que otro suda, poco dura. Esta me cuenta mi padre que era un dicho de mi abuela Menta.

  • Piedra suelta, no tiene vuelta. Cuidadito con andar tirando piedras que a veces caen donde no teníamos previsto.

  • Oler a cuerno quemado. Esta es muuuuuy de mi madre. La traducción a lenguaje actual sería “algo me raya”.

  • Gente pobre no necesita criados. También es muy de mi madre y ahora mía, dirigida a mi hijo, claro, cuando está con aquello de traeme esto, traeme lo otro, todo bien sentado en el sofá, claro.

  • Eres más movido que el rabo una vaca. En otros lugares es de lagartija, pero uno se adapta al animal más cercano.

  • El que se guarda debajo la hoja, dos veces se moja. ¡Sal del árbol que te calas!

  • Dos con un paraguas: van dos y se mojan tres. Muchas veces me ha repetido mi madre este dicho cuando nos ha pillado la lluvia solo con un paragüas.
Categorías: Blogs de Ayoó

El premio con el premiado

Jue, 06/19/2014 - 08:07
El pasado mes, para celebrar el sexto cumpleaños de Avantales, organicé un pequeño concurso al que se apuntaron un buen número de amigos. Uno de ellos, Fermín, se llevó al gato al agua y fue el ganador de los productos ayoínos que ofrecía. Ya han llegado a su poder y me envía fotos para que lo vea. Ahora solo queda que empiece a degustarlos y que le gusten...hala, ¡a disfrutar Fermín!!

Abriendo el paquete... doy fe de que lo había requeteenvuelto para que llegase todo sano y salvo.
Y parece que tanto papel de burbujas y tanto envoltorio dio resultado porque llegaron todos los botes intactos.
El ganador y su premio.
Los higos y el licor de manzana, conocido en casa como "Antoñito", lo que más le gustará probar, me ha dicho.
Posado en el precioso porche de su casa.
Y el bodegón, con la cristalina de fondo. ¡¡A disfrutar!!

Categorías: Blogs de Ayoó

Tejer en público

Dom, 06/15/2014 - 01:36
Desde 2005 se celebra en junio la World Wide Knit in Public Day, es decir, El día internacional de tejer en público.



Una oportunidad para que los tejedores y tejedoras salgan a la calle a mostrar un arte que tiene siglos de historia. Tejer está de moda ahora que se ha redescubierto esta actividad para relajarse, relacionarse, desarrollar la creatividad y completar el guardarropa.

Ahora tejemos por gusto, porque nos llena ver cómo se va formando la prenda en nuestras manos, rompernos la cabeza interpretando un gráfico, traduciendo un patrón en inglés o francés o probando nuevas técnicas. 

Mujeres haciendo punto en Torrubia del Campo ( Cuenca). Biblioteca Digital de Castilla-La Mancha.En tiempos pasados, las mujeres de los pueblos también tejían en público. No les hacía falta una convocatoria internacional, un logotipo ni una reivindicación. Cogían sus agujas y sus lanas caseras y se reunían en las oscuras y frías tarde-noches de invierto, en los hilanderos y allí preparaban el escaso ajuar de la familia, tejiendo los jerseys de los hijos, el marido y de ellas mismas. No había más remedio que hacerlo, comprar costaba un dinero que no se tenía, pero seguro que muchas de ellas lo hacía con el placer con el que ahora nosotras hemos retomado el placer de las agujas.


Categorías: Blogs de Ayoó

La vieja iglesia de Santibáñez

Sáb, 06/07/2014 - 09:04
Ayoó, Congosta, San Pedro, Grijalba, Quiruelas... por todo el Valle de Vidriales, las Iglesias de piedra se alzan majestuosas entre las casas de los pueblos... en todos, salvo en uno, en Santibáñez, donde en un pequeño promontorio vemos los restos de la vieja Iglesia....




Siempre me ha llamado la atención verla ahí, bella y herida de muerte, preciosa y abandonada. Y alguna vez, en el grupo de facebook de Santibáñez, la gente del pueblo ha puesto fotos y ha hablado de su triste destino. Por ello les pregunté para que me contasen un poco de este abandono. En general, se echa la culpa del estado de la iglesia al párroco de entonces, Don Pedro, que vete a saber por qué, se empeñaba en dejar morir la Iglesia de piedra y hasta de aplicarle una eutanasia activa, ya que como cuenta Manuel "aún recuerdo los comentarios de mi tío-abuelo Pascual, que era carpintero y siempre jugaba a las cartas con él. En una ocasión le propuso subirse a una viga para que la serrase y se viniese abajo el tejado. Mi tío Pascual, con más cabeza que el Sr. Cura, se negó a ello, luego el tiempo y la desidia hicieron el resto". 





Se habla de ganas de "dejar huella" en la historia del pueblo construyendo una nueva Iglesia, pero también se apuntan motivos económicos. Todos cuentan como con el cambio de templo desaparecieron imágenes de santos, pasos y hasta se apunta que el retablo del altar terminó vendido como antigüedad en Estados Unidos.


Fotografía de una comunión del año 1967 frente al retablo de la iglesia de Santibáñez. Publicada en el grupo de facebook de este pueblo, aquí.
La Iglesia vieja estuvo en uso hasta principios de los años 70. Haciendo memoria y preguntando, datan en 1973 el año de la consagración y puesta en marcha del nuevo templo.


Iglesia nueva de Santibáñez, fotografía de Isabel Delgado Prieto.
Fotografía de Deme F.El cementerio, situado detrás de la iglesia vieja, en un estilo muy de bloque de cemento del nuevo templo.La vieja Iglesia era una construcción muy similar a otras que encontramos por el valle, una nave central, una sacristía adosada, el campanario con escalera delantera para subir y tenía un portalillo en la puerta principal del templo. Estas son algunas imágenes que vecinos del pueblo han ido poniendo en la red:


Fotografía de Marise Rey Majado (que ha puesto imágenes preciosas de tiempos pasados de Santibáñez, por cierto)
Fotografía que puso en el grupo de Facebook Eduardo Oltimbau Cerdá. Tiene la fecha escrita a mano en el dorso,  3 de enero de 1940.Y así está ahora esta parte del templo...









Por lo que cuentan, la Iglesia vivió un incendio, no sé la fecha, pero me imagino que hace muuuuuchos años, sobre los años 40. También tenía pinturas murales que fueron tapadas sin ningún reparo en un acondicionamiento de la Iglesia en los años 50.

Fotografía de Jesús Uña Morán, que la presentaba así: Frescos de la Iglesia, los pintados en los años 1800 y que fueron tapados con pintura con el fin de modernizar la iglesia en los años 1950 a 1958
El portalillo que estaba en la puerta de acceso, en algunas fotografías de vecinos de pueblo, cuando el templo estaba lleno de vida y celebraciones:

El portalillo ya con la Iglesia abandonada (o eso parece) pero aún en pie. Fotografía de Jesús Uña Morán.
Preciosa boda de una boda de las de antes (la novia con el traje oscuro) y todos los invitados y la chiquillería posando en la entrada del templo. Fotografía de Cristina Castaño Llamas.
Otra boda, esta parece de unos años después, con todos los invitados posando en el lugar de costumbre entonces, en el portalillo de la puerta de acceso. Fotografía de Reyes Almena.




Otras imágenes del viejo templo en la actualidad:






En esta ventana, en el dintel, se puede leer una inscripción con la fecha de 1801, no sé si de cuando se hizo la construcción (imagino que no, que sería más antigua) o de alguna reforma.



Para terminar este artículo, cito las palabras que puso un vecino del pueblo, Manuel Paz, en la consulta que les hice sobre la historia de este edificio: "Hoy en día tenemos una iglesia grande, pocos feligreses y hemos perdido parte de la historia y el patrimonio de un humilde pueblo. Suele ocurrir cuando se gestionan las cosas de todos con ambición, falta de responsabilidad y poco interés por el bien común".

Me gustó esta foto de los niños de Carnaval en una calle delante de la Iglesia, publicada por Xurxo Acedo. 

Categorías: Blogs de Ayoó

6º cumpleaños y tenemos ganador

Mié, 05/28/2014 - 23:40
Para celebrar el sexto cumpleaños de Avantales, se me ocurrió hacer un sorteo, como he visto que hacen en otros muchos blogs por los que pululo. Este era un sorteo modesto, pero con mimo, una cajita llena de productos muuuuuuy caseros que os presenté hace unos días.



Esta tarde hemos hecho el sorteo y ni random ni gaitas de internet, la cosa ha sido a la vieja usanza (ahí están las fotos para demostrarlo). Un recorta y pega de folios, apuntar los nombres de todos los participantes, los números que les corresponden, dejarlos en un cuenco y la mano inocente de Oier, con los ojos bien cerrados, ha escogido.

Y el elegido ha sido Fermín, que competía con el número 14. Para él será la selección de productos ayoínos, los pimientos, los tomates, el perejil, el chocolate... y una botellita de Antoñito que se me olvidó meter en la caja, el aguardiente de manzana que hacen mis padres y que entra muuuuuy bien después de una buena comida.
Fermín, el hijo de David y Arseliana, es buen seguidor del blog y buen conversador en nuestros encuentros en el pueblo. Me ha contado historias, me ha pasado alguna fotografía y siempre está ahí para apuntar o completar la información. Estoy segura de que le gustará mucho recibir el regalo de Avantales. 
Categorías: Blogs de Ayoó

Sillas y bancos

Lun, 05/26/2014 - 23:08
Silla en la casa de Delfín y Ascensión, calle de la Iglesia.Asientos en la puerta de la casa de Ezequiel y Angelina, El Canto.Casa de Gerardo y Martina en El Canto.
Silleta de Emilia y Lucas, calle Casillas.Silla de Adelina y Alejandro, calle Negrillos.Banco en el bar de abajo, El Canto.Banco roto en el parque de Las Escuelas.Asientos de autobús en una casa de Congosta.Banco metálico en Congosta.Banco metálico verde, también en Congosta.
Banco metálico de los que han puesto por todo el pueblo. Este fue de los primeros, está en Las Escuelas.Por cierto, os recuerdo que aún sigue abierto el plazo para participar en el superminisorteo de productos de Ayoó que organicé hace unos días. Hasta el día 28, sexto cumpleaños del blog, podéis dejar vuestros comentarios en el post "Sorteo", aquí. Os daré un número y ya estáis listos para ganar :) ¡¡¡¡No olvidéis poner vuestros nombres!!!!
Categorías: Blogs de Ayoó

La casa de mis abuelos

Vie, 05/23/2014 - 18:59
Lo primero, antes de nada, pedir disculpas a todos aquellos que sepan dibujar, que cuando vean lo que yo he hecho, en fin, risas y algo más. Pero... todo tiene su explicación... Hace ya bastantes años, un día de estos melancólicos, me dio por dibujar lo que recordaba de las casa de mis abuelos, de la que apenas tengo fotos de su exterior y nada de su interior. Cogí unos folios, un lápiz y ahí dibujé, más mal que bien, lo que recordaba de algunos rincones. Hace un tiempo encontré los folios y decidí que sería bonito compartirlos. Seguro que la casa de mis abuelos era como la de los vuestros y los recuerdos de la palangana, la lata o el váter en la cuadra, los tiene más de uno. Los he pasado a rotu (porque si no, no se veían) y aquí me atrevo a enseñarlos.


En la parte de abajo de la casa, a la derecha, había una habitación grande, en realidad eran dos juntas, que habían sido durante años el café que mis abuelos tuvieron abierto (aquí hablaba de él y de otros bares que ha habido en Ayoó). La mitad de la habitación tenía el suelo de cemento, la mesa, una alacena, y el sempiterno balde con agua fresca para refrescar el vino a la hora de la comida.

La mesa, los bancos y el escañil de la casa de los abuelosLa otra parte de la habitación estaba tableada y tenía varias mesas de las que se usaron en el café y que entonces estaban llenas de cachivaches, alguna caja de dulces Reglero, chocolate Santocildes (no es publicidad, es que era lo que había), y grandes bolsas de unos fideos muy finos. 



Y por toda la estancia y por toda la casa, había muchas sillas, de madera, con listones, que ya estaban flojas y te pellizcaban el culo.

Sillita similar a las que había en mi casa. Esta es de Adelina y Alejandro.

Una vez que pasabas las puertas de la casa, puertas grandes, tenías esta pared a mano izquierda, encalada de blanco hasta la mitad, de albero de ahí para abajo. Lo primero era un rincón donde estaban los sacos de azufre y la albarda del macho de mi abuelo. Después había como un escalón bastante alto donde estaba la puerta de la cocina de humo (la única que había), con una pequeña cancilla delante de la puerta.


La puerta de la cocina de mis abuelos era muy similar a esta, que está en la parte de construcción antigua de la casa de Antonio y Avelina.
En el otro trozo de pared había un pequeño espejo con el que se afeitaba mi abuelo y debajo, un pequeño neceser de tela colgado en el que estaban los peines de los abuelos. Abajo, por supuesto, la lata de escabeche a modo de pequeño lavabo.



La cuadrícula que se ve, es un murete de ladrillo que separaba el portal del corral y que sostenía el único grifo de la casa. Por allí solía estar la palancana y después había una cancilla similar a esta, que daba paso al corral.





Al otro lado del portal había otra cancilla. A la derecha estaba la puerta de la sala que había sido café, la que enseñaba en el primer dibujo. También había un espacio que en verano solía estar lleno de berzas y una conejera. Colgada de una punta del techo, la romana. Delante, las sillitas y todo un montón de cosas colgadas de las puntas de la madera, los sombreros de la siega, impermeables, bolsas, plásticos...
Al final de la pared había una puerta de madera, con su gatera abajo, que daba paso a la escalera que llevaba a los dormitorios. Primer peldaño de piedra, el resto de madera. 
El suelo, por cierto, eran grandes losetas de piedra que madre mía para limpiar allí cuando pasaban las vacas o el macho con las pezuñas manchadas...


Esto era lo que menos recordaba. Es la zona de la entrada a la cuadra, lo del medio era la puerta, con barrotes de madera arriba. A un lado, había dos conejeras y quedaba el rincón cerrado con una cancilla de madera. A veces solía meterse allí alguna de la cabras de mis abuelos.
Al otro lado, había una escalera de piedra, debajo una chivitera y a su lado, la piedra de la muerte, donde mi abuela remataba a los conejos si su certero golpe de karate tras las orejas no había sido bueno del todo...




Y termino con las dos ventanas de la habitación que estaba encima del café, también dos habitaciones sin puerta separadora. En la parte delantera dormían mis abuelos, bajo el cuadro del ángel de la guarda.

Mis abuelos siempre dormían con la ventana un poquito abierta, en el alféizar, el botijo y el vaso de porcelana. Y durante años, una revista Hola con una jovencísima Estefanía de Mónaco, ¡¡jaja!!

El primer dibujo es el de la ventana donde dormíamos nosotros, mi hermano y yo, sin puertas por medio, con las uvas secas colgadas de las puntas del techo de madera de ripia, los tabardos del abuelo en perchas en la pared y la pera para apagar la bombilla. Detrás de la ventana, la Iglesia con su rebote de voces (es escuchaban sin problemas conversaciones de Peñacabras) y la robla.



Por cierto, os recuerdo que aún sigue abierto el plazo para participar en el superminisorteo de productos de Ayoó que organicé hace unos días. Hasta el día 28, sexto cumpleaños del blog, podéis dejar vuestros comentarios en el post "Sorteo", aquí. Os daré un número y ya estáis listos para ganar :)
Categorías: Blogs de Ayoó

Los botijos de San Isidro

Jue, 05/15/2014 - 00:00


Era costumbre, en San Isidro, sacar botijos que estaban rotos y llenarlos de harina y golosinas para que jugasen los niños. Se recogían durante todo el año los botijos que se iban rompiendo en las casas, la gente los guardaba “para los niños en San Isidro” y luego estos los iban pidiendo por las casas para preparar la fiesta. Se solía hacer en El Canto, se ponían colgados de una cuerda y con los ojos tapados se daba con un palo. Tenían tres oportunidades y si no lo rompían, le tocaba al siguiente de la fila.



En las fiestas de Ayoó se ha retomado esta tradición y se han hecho botijadas, aunque con pequeños cántaros comprados al efecto. En una de estas botijadas me contaron la costumbre de San Isidro, desaparecida no hace tantos años, supongo que en los ochenta. Ahora ya no hay apenas niños para poder recuperar la tradición, salvo en verano.
Categorías: Blogs de Ayoó

¡¡¡Sorteo!!!

Mar, 05/13/2014 - 22:37


Esta tarde he colocado una foto así en mi perfil de facebook... un avance de una idea que tuve hace unas semanas y que por fin concreto. He montado... ¡¡¡un sorteo!!!
Yo suelo picotear mucho en blogs de aquellos temas que me interesan y últimamente no hago más que apuntarme a concursos y sorteos de esto y aquello (con poca fortuna, debo decir, pero a eso ya estoy acostumbrada,  ¡¡jaja!!!). Así que decidí que en Semana Santa cogería algunas cosas para hacer un pequeño sorteo, modesto y como veréis, con contenido muy familiar... casi se podría llamar Sorteo Emilia, porque mi madre ha participado en casi todas las cosas que están en esta caja...
Aquí os presento el contenido:


Aquí va el contenido: mermelada de fresa, higos en almíbar, salsa de tomate, conserva de pimiento asado, 
todo preparado por mi madre, no para este sorteo, claro, lo hace para los de casa.

Una tableta de chocolate Santocildes, que no es un producto de Ayoó propiamente dicho, pero era el dulce por excelencia en la casa de mis abuelos además de tener una relación muy estrecha con sus fabricantes, como ya he contado en algún post (A Castro a por chocolate).

Hierbas mágicas... no, de esas no, que ya sé que hay en muchos sitios por Ayoó... 
Son té del pueblo (arriba), orégano (derecha en la foto) y perejil (a la izquierda), todo sequito, como lo tengo yo en mis botes.


Unas minifardelas con legumbres, garbanzos por un lado, alubias pintas por otro.

La caja no creo que pueda enviar esa porque es muy endeble y no llegaría. Pero algo haremos que vaya bonito...
Y la cuestión, ¿qué hacer para llevarse este lote de productor ayoínos?Casi nada. Dejar un comentario en este post. A cada uno le asignaré un número y mi churumbel hará de mano inocente el día 28 de mayo, 6º cumpleaños de Avantales.
A aquellos que os conozco, con indicarme vuestro nombre, vale. A los que no os tengo localizados, dejadme un email, por favor.
Puede participar todo el que quiera, simpatizantes, seguidores, amigos, hermano, conocidos y desconocidos. Eso sí, no enviaré fuera de territorio español, lo siento, pero es que saldría muy caro... ¡maldito parné! (tampoco sé si particpará alguien de allende las fronteras, pero bueno).
Así que ya lo sabéis, para participar, un saludito y entraréis en el sorteo.
Categorías: Blogs de Ayoó

Comuniones

Mar, 05/06/2014 - 23:57
Preparando a la niña para su primera comunión. Web de Pueblana (Toledo).Mayo sigue siendo el mes de las comuniones. Ahora se han convertido en pequeñas bodas donde los niños reciben como regalo ordenadores, viajes a Eurodisney o les llega el móvil. En mi época era una pequeña fiesta familiar y el regalo estrella era el reloj o, si tenías mucha suerte, una pequeña cámara de fotos.
Grupo de niños de Santibáñez en su primera comunión, en la antigua iglesia del pueblo, año 1967. Foto del grupo de facebook de Santibáñez.



Niñas de Santibáñez en su comunión. Algunas llevaban banderines de tela (a la derecha) porque venía el obispo al acto. Foto del grupo de facebook de Santibáñez.

Las comuniones de años anteriores, en el pueblo, eran también un día especial, pero bastante más modesto que lo de ahora. Mi madre recuerda que “se estrenaba un vestido, pero normal, nada que ver con lo de ahora”. Se hacía una misa en la que se cantaba o se decía una poesía y después se hacía una comida para la familia. 
Niños comulgando. Web de Malva.
En la exposición organizada este verano por Perafondo había varias fotografías de niños de hace unos 50 años en el día de su comunión. Ellas con sus vestidos blancos, largos, con encajes, y todos con un reclinatorio adornado con una sábana y flores. Estas son algunas imágenes de ese momento:
Inés Martínez en su comunión. Curiosa la imagen de su hermano pequeño, Fermín, que aparece haciendo que fuma en la fotografía porque alguien le dio un cigarro como "atrezzo".
Geno, la panadera.
Felipe Riesco, el marido de Lupe.
Nina Tostón.
Categorías: Blogs de Ayoó

Semana Santa religiosa

Mar, 04/29/2014 - 20:24
Es esta atípica Semana Santa de sol y temperaturas primaverales casi veraniegas, no hemos tenido que ir a las procesiones embozados con la manta zamorana, gran cambio. La otra nota es que ya comienza a notarse la falta de sacerdotes. Felipe venía haciendo el papel cuando el párroco, Miguel, no podía acudir, pero se encuentra ya muy mayor y ha decidido dejarlo. Ya solo hay misa cada quince días, aunque se hacen lecturas de las escrituras el día que no viene el párroco. En estos días tampoco había oficiante para todas las citas, así que unas han contado con la presencia del párroco, Miguel, otras se han concentrado en el santuario de Rosinos (la bendición del agua del sábado santo, por ejemplo) y otros se han hecho sin oficiante, como El Encuentro del domingo. 
Aquí mi reportaje de algunos de estos momentos...

El calvario. El sacerdote acompañado d ela Cruz y los Faroles y el coro de mujeres, van haciendo las estaciones del Viacrucis dentro de la Iglesia. Se hace el jueves por la mañana y a veces se ha hecho en el Viacrucis de la calle. (Ver el Viacrucis en detalle)







La procesión de la Soledad, Viernes Santo. La imagen de la Virge del Rosario encabeza la procesión, el sacerdote detrás y el coro de hombres (Joaquín, Celso, José Luis, no sé si Gaspar, fueron los "avocioadores")

(Cánticos de la procesión, aquí. Letra, aquí )









El Encuentro. La Virgen y el Niño antes, ahora el Sagrado Corazón, se reencuentran tras la resurrección. Uno de mis momentos favoritos de la Semana Santa religiosa de Ayoó. En esta ocasión quedó algo, no sé, deslucida. No había sacerdote guiando la ceremonia, tres mujeres del coro en un lado (Elisa, Tina y Amelia), solo dos (Pilar y Vitoria) en otro... pero aún así, un emotivo acto.











Categorías: Blogs de Ayoó

Calurosa Semana Santa

Dom, 04/27/2014 - 02:14
Se me pasan los días y no pongo fotos de la Semana Santa que hemos pasado en el pueblo, unas vacaciones atípicas porque en vez de ir todos embozados y abrigados, hemos tenido que revolver en los armarios para buscar la manga corta. Sol, calorcito, buen tiempo... han sido la característica más comentada en estos días. Primavera en el pueblo, flores, verde, mucha gente, paseos, procesiones... Feria de abril en Ayoó.

Uno de los tres nidos de cigüeña que había este año en el pueblo. Aguzando la vista se observa a la pareja en el nido.
Piedras divisoras en Peñacabras.



Tobi, el perrito de Rafa, fotografiado por Oier.
Por la Chana.
Disfrutando de la fuente del Caño.
Ante su mal estado, tiraron la casa en la que vivió Santiago Jalones.
Letras en una madera que hay en forma de mesa bajo la caseta del Guarda de los montes.
Casa de Daniel El Mudo. Tiraron todo y dejaron la fachada. Bonita rehabilitación.
Reflejos en Requeijo.
Escarabajos en Santibáñez.
Mi padre, Antonio y su cuñado, Manolo, marido de mi tía Paulina.
Continúan los trabajos de acondicionamiento de la Huerta del Cura... pero como no pongan árboles...

Categorías: Blogs de Ayoó

Páginas